Martes, Noviembre 29, 2022

Los Polinizadores, héroes alimentarios para la humanidad.

Desde los 80’S inicié con la inquietud de producir alimentos sin provocar el deterioro de los suelos, poco a poco me di cuenta que los sistemas de producción agrícola para las condiciones actuales en aquellos tiempos funcionaban bien y los recursos naturales, así como la biodiversidad no sufrían de alteraciones por la abundancia y la capacidad de recuperación natural. Estoy seguro que lo mismo experimentaron muchos agricultores y profesionales del campo, el punto es que, la mayoría aceptó la situación que se estaba agravando cada día más por la comodidad de seguir actuando con el criterio de la abundancia de recursos naturales y biodiversidad. Es triste reconocer que el problema somos nosotros, pero mas triste, es no reconocerlo. Hoy no tenemos la dicha de experimentar temporales de lluvia bien distribuidos durante el año, climas equilibrados sin temperaturas extremas, suelos fértiles productivos, ríos sin contaminación, océanos que tenían la capacidad de sanear las aguas que desembocan en sus costas, abundancia de plantas e insectos que tenían la capacidad de coexistir con los cultivos agrícolas de importancia para la alimentación global.

¿Qué podemos hacer para mitigar los efectos de las actividades agropecuarias para la producción de alimentos?

La base de la agricultura es el suelo, sugiero que iniciemos por recuperar la fertilidad natural del suelo, devolver la vida al suelo sano que esta sometido a grandes presiones de producción tradicional, evitar la degradación del suelo por efecto de la erosión hídrica y eólica, mantener el equilibrio de vida sobre y en el suelo, permitiendo la biodiversidad de plantas nativas y de importancia económica para la humanidad, permitiendo la biodiversidad de micro, meso y macro fauna.

Pequeños agricultores formulan Bocashi en Cuanala, Puebla, México.

La agricultura a gran escala es posible haciendo buen uso de los recursos disponibles y de los insumos que la tecnología generada permite altos rendimientos, haciendo buen uso de la mecanización agrícola y los procesos que permiten obtener altos rendimientos, de calidad y bajando costos de producción. Esta agricultura a gran escala tiene la disposición de los mismos recursos naturales, de la tecnología generada y mecanización agrícola para cada tipo y tamaño de unidades de producción o regiones productoras, ya sea en unidades muy fragmentadas, en suelos con pendientes, en suelos pedregosos, en suelos arenosos, en fin, es posible en cultivos de todo tipo. Hoy tenemos a nuestro alcance muchos recursos y tecnologías que sabiéndolos usar llegamos a producir con eficacia y sin daña los recursos disponibles.

Sembradora Fertilizadora Manual “Matraca” en San Pedro Benito Juárez, Puebla, México.

De acuerdo a FAO, “casi el 35% de los polinizadores invertebrados –en particular las abejas y las mariposas–, y alrededor del 17% de los polinizadores vertebrados –como los murciélagos– están en peligro de extinción a nivel mundial. Los agricultores y los responsables de las políticas tienen un papel importante que desempeñar en la protección de nuestros polinizadores.”

Mi querida y admirada amiga Montserrat Benitez Montelongo, Sustainable and Responsible Business Lead for Latinamerica North en Syngenta, en el año 2019 me dijo un día una frase que me impactó y me hizo reflexionar, “debemos lograr la coexistencia entre la agricultura y la apicultura”, en ese momento me di cuenta que tenía mucha razón, como profesionista del campo y agricultor había ignorado el trabajo y esfuerzo que los apicultores hacen por producir miel y sus derivados importantes alimenticios para la salud de la humanidad y la gran importancia que tienen en la producción de 87 de los principales cultivos alimentarios en el mundo. Sin embargo, ¿porque una profesionista que tiene un importante cargo en una empresa que fabrica productos para la protección de cultivos como Syngenta me hacia este comentario?, es muy clara la respuesta, Montserrat está liderando una iniciativa importante de Syngenta, Operación Polinizador, actuando con congruencia esta iniciativa tiene el objetivo de fomentar espacios en las unidades de producción, para fomentar refugios, proporcionar alimento y sitios de reproducción de polinizadores, si, dentro de las mismas unidades de producción agrícola. ¿Como es posible eso? Informando, capacitando, haciendo conciencia entre los agricultores de todas las acciones que desde la trinchera del agricultor podemos realizar para lograr estos objetivos.

Montserrat Benítez junto con 4 agricultores innovadores durante el informe de resultados del Plan para una alimentación Sostenible en 2017, ciudad de México.

Dr. Manuel Zumbado, científico de Costa Rica RAS, monitoreando franja de polinizadores, junto a productores en San Pedro Cholula, Puebla, México.

Nunca imaginé que estas acciones nos llevarían a entender y en verdad querer cambiar aspectos de mis actividades para producir alimentos, hemos llegado a valorar los polinizadores no solo por el acto de polinizar, también porque su función se combina con el control biológico de plagas que afectan la economía de los agricultores, porque esos espacios para polinizadores se pueden establecer con plantas nativas como el Chicalote (Argemone munita y Argemone grandiflora), tiene uso como bioinsecticida y remedio natural para la salud humana) el moco de guajolote, la aceitilla, el polocote, árnica (Arnica montana), Ruda (Ruta sp.), estafiate, campanilla (Ipomoea purpurea), ayocote (Phaseolus coccineus), etc.). Estas plantas nativas y también plantas ornamentales que producen flores atrayentes de polinizadores, tienen además la función de conservar los suelos por el tipo, profundidad y abundancia de raíz y el efecto que causan en el suelo, así es que los beneficios de fomentar entre los agricultores el establecimiento de estos espacios para los polinizadores es muy impactante por sus efectos en la diversidad y el recurso suelo (la base de la agricultura).

Catarinas en franjas de polinizadores, Puebla, México.

El conocer los hábitos de los polinizadores nos permite realizar el control de plagas y enfermedades con mayor seguridad seleccionando la hora adecuada y evitando derivas, calibrar adecuadamente los equipos para la aplicación de los productos para controlar plagas y enfermedades también influye en evitar el excesivo uso de estos productos, mantener un área para atraer los polinizadores es un acto que evitará dañarlos en momentos que seleccionan estar en estas áreas. No podemos negar y es una realidad en el campo mexicano el mal uso que se hace de los productos para la protección de cultivos, un acto negligente es el de no cumplir con el Buen Uso y Manejo de Productos para la Protección de Cultivos, incumpliendo con las medidas de seguridad al realizar las mezclas, al aplicarlos en campo y después de vaciar los envases y empaques al no darle un correcto manejo, sin realizar el Triple Lavado, dejando en los lugares donde se hacen las mezclas al intemperie, contaminando irresponsablemente (incluso orillas de arroyos, ríos, canales, drenes, etc)

Así es que es momento de actuar bien en este aspecto, también fomentar la diversidad de cultivos y frenar la deforestación que tanto afectan los hábitats de los polinizadores.

Un gran mérito que debe reconocerse a Operación Polinizador, es que no es una iniciativa unilateral, al contrario, abre sus puertas y fomenta la participación en alianzas, esta importante iniciativa en México esta creciendo de Puebla y Jalisco a otros estados de la república Mexicana con la participación de RAS (Red de Agricultura Sostenible) ABC de México, Asociación Nacional de Agricultura de Conservación AC, Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, Agricultores innovadores de Berries, hortalizas, Maíz, Trigo y aguacate.

Seguramente en México existen mas iniciativas con estos propósitos, espero que se sumen a esta importante iniciativa que mucho beneficio ya esta dando a agricultores de maíz, frutales y hortalizas en calidad y producción obtenida, pero igual de importante los grandes beneficios ambientales que para la humanidad resultan con estas acciones.

Corresponde a la sociedad en general y los actores del sector agropecuario sumarnos a este tipo de iniciativas en forma activa, en todos los ambientes del país se pueden establecer este tipo de espacios para los polinizadores, en las zonas urbanas plantar especies que florean la mayor parte del año proporcionando alimento y refugio para los polinizadores. Seguir el ejemplo de muchos agricultores que dejan bordos y espacios donde crecen espontáneamente especies de plantas nativas endémicas que durante muchos años han proporcionado alimento, refugio y espacios para reproducirse a los polinizadores.

Pablo Rodríguez Colex conviviendo con niños en Franja de Polinizadores, San Pedro Cholula, Puebla, México.

El conocimiento de los polinizadores nos ayudará a entender y valorar la función tan importante que tienen los polinizadores como especies que coexisten entre nosotros, su gran importancia en la producción de alimentos y el valioso servicio ambiental que nos aportan, debe conocerse y valorarse desde la niñez y juventud para poder llegar a adultos concientes del respeto y protección que debemos tener por estos maravillosos acompañantes de la humanidad. Hagamos difusión y enseñemos a nuestra niñez y juventud desde el seno del hogar y en las escuelas de nivel preprimaria, primaria y secundaria, es momento de sumarnos en comunidad y organizados a las iniciativas que ya están actuando, generar las condiciones por cuidar los polinizadores desde todos los sectores de la sociedad.

Dr. Manuel Zumbado, Científico RAS de Costa Rica, capacitando sobre Polinizadores, San Pedro Cholula, Puebla, México.

 

** Promotor de sistemas sustentables de producción sostenible de alimentos.